El increíble viaje de la procesionaria

Hoy vamos a centrarnos en uno de esos insectos que no goza de buena estima, ya que su sola presencia hará retroceder hasta al más valiente por sus molestos y dolorosos pelos urticantes. Además suele causar problemas a nuestras estimadas mascotas. Hacemos referencia a la conocida oruga procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa). Sin embargo, si nos detenemos a observar su ciclo vital, podremos ver que se trata de uno de los insectos más increíbles, sorprendentes y alucinantes que existe. El motivo es el gran número de cambios de forma, alimentación y de tipo de vida que realiza a lo largo de su proceso vital. Por este motivo siempre me ha llamado la atención desde niño las mariposaso lepidópteros. Maravillado por sus constantes cambios.

 

Processó 01

Las hileras que forman las orugas son realmente un método defensivo. La parte blanda, la cabeza, se encuentra a resguardo gracias a los pelos urticantes del compañero que la precede

 

Por norma, la oruga no acostumbra a bajar al suelo y formar la característica fila que se asemeja a una procesión, hasta marzo o abril. Sin embargo, debido a las altas temperaturas de algunos años es posible observar las típicas procesiones durante febrero. Es una de las consecuencias de las altas temperaturas que estamos sufriendo.

Como seres humanos estamos acostumbrados a portar siempre el mismo cuerpo, los mismos huesos y los mismos órganos desde nuestra infancia hasta la vejez. Nuestro cuerpo va creciendo y desarrollándose con el paso del tiempo. Pero, no sucede así con la oruga procesionaria del pino. Nuestro protagonista, al igual que el resto de mariposas, nace de un huevo, se desarrolla como una oruga o larva para luego encerrarse en un capullo o crisálida y emerger como una mariposa nocturna, lista para aparearse y depositar una puesta de huevos que darán paso a la siguiente generación. Sin duda, nos hallamos ante uno de los ciclos vitales más cambiantes y extraordinarios del reino animal.

Comencemos por lo básico, nuestro protagonista forma parte de la familia de los artrópodos cuyo nombre en griego significa patas (podos) articuladas (artro). Dentro de este orden encontramos a los insectos. Estos se caracterizan por tener tres pares de patas, y el cuerpo dividido en tres partes, cabeza, tórax y abdomen. Además, suelen poseer uno o varios pares de alas y dos antenas. Nuestro protagonista pertenece al grupo de los Lepidópteros (Lepidoptera). Dentro de este orden encontramos a todas las mariposas, tanto nocturnas como diurnas. Son insectos que poseen alas, están cubiertos por escamas y emplean un tubo largo con el que succionan su alimento denominado probóscide, comúnmente conocido como espiritrompa. Existen más de cien mil especies conocidas de mariposas en el mundo.

 

Pilota 02

En ocasiones encontramos grupos formando una “bola”. Se trata de un método defensivo. De esta manera sus partes más blandas se encuentran a resguardo

 

La eclosión o nacimiento:

El ciclo vital de la oruga procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa) dura un año aproximadamente. La nueva prole sale del huevo durante los meses de septiembre y octubre. Aquí comienza su viaje vital lleno de cambios y transformaciones. La eclosión tiene lugar en la copa de los árboles, cerca de las acículas, es decir en las hojas del pino con forma de aguja. El motivo es que se alimentan de ellas. De esta manera, nada más nacer ya poseen alimento a su alcance. Durante la fase larvaria las mariposas están diseñadas para comer y ganar peso. Por este motivo están dotadas de grandes bocas masticadoras. La gran mayoría del tiempo lo pasan alimentándose. El objetivo es ganar peso y tamaño para poder afrontar con garantías los diferentes cambios que están por llegar. En esta parte de su vida todo está diseñado para obtener alimento. Durante este tiempo pasan por cinco estadios larvarios y realizan cuatro mudas. Al igual que el resto de artrópodos, necesitan mudar su exoesqueleto para ganar tamaño.

 

Los nidos:

Es común y fácil de ver los nidos de las orugas en los pinos. Estas bolsas son creadas entre todas las larvas, gracias al uso de la seda una vez que han alcanzado el tercer estadio larvario. El nido es su casa. En su interior se arremolinan para darse calor y poder soportar así las bajas temperaturas invernales. Su jornada laboral comienzan al atardecer, durante el día acostumbran a permanecer protegidas en el nido. Cuando aumentan las temperaturas salen, como si de un organizado batallón se tratara, y comienzan a alimentarse de las hojas de los pinos, aunque también pueden servirse de cedros y abetos. Al llegar al quinto estadio larvario nuestras protagonistas se vuelven tremendamente voraces. Con cada muda sus órganos se han ido desarrollando, en este punto ya son máquinas perfectamente diseñadas para comer hojas en grandes cantidades y al mayor ritmo posible. Un mes después, entre marzo y abril, cuando ya han ganado peso, las orugas descienden de su árbol y forman las características procesiones.

 

Borsa

Las bolsas o nidos de esta oruga se encuentra cerca de las acículas ya que se alimentan de ellas

 

Marchando en procesión:

Este tipo de oruga es muy social, a ello ayuda que todos los miembros de una misma bolsa sean hermanas. Son orugas cooperativas. Es decir, cuando observamos una larga fila de orugas estamos observando a toda una familia. Son descendientes de una misma madre. Pero, ¿por qué adoptan esta característica y particular estructura para desplazarse? El motivo es la protección. Al ir en fila india se protegen la cabeza unas a otras. Su cabeza es la parte más desprotegida del cuerpo y es fácil de distinguir para sus mayores depredadores: los pájaros. Tanto la Mallarenga carbonera (Parus Major) como la Mallarenga blava (Cyanistes Caeruleus) son sus máximos depredadores. Se ha comprobado que la oruga que encabeza y guía la hilera es siempre una hembra.

Ahora que sabemos que la forma de desplazarse en procesión es un método de defensa, la siguiente pregunta es ¿adónde van? Existen dos opciones, la primera es que hayan agotado las hojas de su árbol de nacimiento y se dirijan hacia otro en busca de alimento. El segundo motivo es que ha llegado la hora de la metamorfosis. Llegado a este punto buscan un lugar seguro bajo la tierra donde comienzan a formar un capullo o crisálida con su propia seda. Éste es de un color castaño rojizo, mide unos dos centímetros y se encuentra rodeado de pelos urticantes.

 

Crisàlide

Llegado el momento, la oruga forma una crisálida bajo tierra. En su interior tiene lugar una metamorfosis increíble

 

Los molestos pelos urticantes:

Si por algo son conocidos estos insectos, aparte de por su característica fila en procesión, es por sus molestos pelos urticantes. Éstos son un método de defensa muy útil. Cuando se sienten amenazadas liberan una gran cantidad de pelos que, en contacto con la piel, oídos, nariz o garganta crean un molesto picor, escozor e inflamación. Es un gran sistema defensivo a la par que rápido y eficaz. Es precisamente su mecanismo defensivo lo que le otorga su nombre científico. Los pelos que recubren su cuerpo contienen una toxina urticante cuyo nombre es Thaumatopina, de ahí su nombre científico Thaumetopoea pityocampa.

 

Papallona 03

Los adultos de esta especie son nocturnos. Su ciclo vital en esta fase escorto, debe apurarse para alcanzar su máximo objetivo: la reproducción

 

La crisálida:

Una vez que la crisálida se ha formado, en su interior comienza uno de los procesos más cambiantes y sorprendentes del mundo animal. Todo cambia. Sus potentes mandíbulas que servían para comer hojas se transforman en un tubo, la probóscide o espiritrompa, cuya finalidad es licuar el néctar de las flores. Sus ojos ganan tamaño y se adaptan para buscar pareja durante la noche. Sus patas ceden el protagonismo a las alas, para así poder desplazarse de mejor manera y encontrar compañero. Durante este proceso también se crean los órganos reproductores. Mientras que en la fase larvaria, todo está enfocado para alimentarse y ganar tamaño. En la fase adulta todo está diseñado para la reproducción.

Este proceso de constante cambio suele durar un mes. Sin embargo, la mariposa puede aguardar hasta cuatro años dentro del capullo hasta que se den las circunstancias climáticas idóneas. Cuando llega los meses veraniegos un ejemplar adulto perfectamente desarrollado sale al exterior.

 

Fase adulta: la mariposa:

La mariposa de la procesionaria es nocturna. Busca la protección de la noche. De esta manera evitan ser alimento fácil para los pájaros. Sus mayores características son su color grisáceo, su ancho abdomen cilíndrico y su característica joroba. Llegados a este punto el único fin es la reproducción. Por este motivo no suelen vivir más de 48 horas en estado adulto.

La competencia es máxima y el tiempo es corto. El fin único y último de los machos es copular y fertilizar los huevos que darán paso a la próxima generación. Una vez la hembra ha realizado la cópula vuela hasta la copa de los árboles para realizar la puesta. Los huevos son depositados dentro de una vaina, tras esto la hembra emplea sus propias escamas para cubrirla. De esta manera se encuentran más protegidas. Tras realizar esta importante labor todos los adultos fallecen. Su papel vital ha concluido.

En cuestión de 30 o 40 días tras la puesta nacerá la próxima generación de orugas. El ciclo anual se ha cumplido. Un nuevo, arriesgado y maravilloso viaje aguarda a la nueva generación.

Anuncios