Hallan un pecio de 1.800 años de antigüedad en las costas de Cabrera

 

portada-barco-romano-cabrera

Los restos del barco se encuentran bajo el cargamento de ánforas que transportaba

 

Siempre solemos hablar de investigaciones de carácter internacional. Sin embargo, esta semana hemos decidido tratar un tema que está de actualidad en nuestra bella comunidad, las Islas Baleares. Nuestras islas forman parte del corazón del mar Mediterráneo, uno de los mares con más historia de todo el planeta. Por estas costas han pasado múltiples civilizaciones a lo largo de la historia. Imperios como el de Grecia, Roma, Cartago, Bizancio y diversas religiones como musulmanes o cristianos. Incluso antes de todos ellos arribaron los talaióticos, conocidos por sus construcciones megalíticas. Si miramos hacia atrás en nuestro pasado, no es extraño que las costas de Baleares atesoren un gran número de tesoros y barcos sumergidos. De eso va la noticia de esta semana: el hallazgo de un pecio del imperio Romano con más de 1.800 años de antigüedad.

 

cabrera_0

Cabrera es un Parque Nacional marítimo-terrestre que alberga un gran número de especies tanto marítimas, terrestres como de aves

 

Los trabajos de reconocimiento fueron llevados a cabo por el Servicio de Arqueología del Consell de Mallorca junto tres arqueólogos del Instituto Balear de Estudio en Arqueología Marina (IBEAM). Gracias a su gran labor, ahora sabemos que existe un pecio de la antigua Roma cerca de las aguas de Cabrera. La embarcación tiene unos 1.800 años y se hundió por causas desconocidas.

Un descubrimiento de gran importancia

Su importancia reside en su gran estado de conservación. Se trata de uno de los pecios mejor conservados en Baleares. El hecho de que esté intacto lo convierte en uno de los mejores conservados del Mediterráneo Occidental. No es sencillo hallar pecios que no hayan sido expoliados antes por personas individuales o piratas, es decir, grupos de personas que se dedican a buscar, encontrar y extraer materiales y restos antiguos de gran valor, para luego venderlos a museos o instituciones. En total se han realizado tres inmersiones y se han obtenido más de 2.000 fotografías subacuáticas.

 

anforas

Gran parte del material son ánforas que contenían garo, un salsa salada de pescado de gran valor económico y muy empleada en el Imperio Romano

 

 

Gran estado de conservación

¿Cómo puede ser que esta embarcación se haya mantenida oculta durante casi dos milenios? Debemos agradecerlo a dos motivos y también, en parte, a la suerte. El primero es que se encuentra dentro de un Parque Nacional Marítimo. El hecho de encontrarse en aguas vigiladas y protegidas ha evitado que los piratas de la actualidad hayan podido localizarlo. El segundo motivo es la profundidad. Ya que los restos se hallan a 70 metros bajo el agua. No es un descubrimiento que cualquier submarinista pueda encontrar, a diferencia de otros pecios que se hallan a tan solo 20 o 30 metros bajo el mar. Por otra parte, la embarcación transportaba un gran número de ánforas que contenía garo, una sala salada de pescado muy apreciada durante los tiempos del Imperio Romano. Por tanto, gracias a este datos sabemos que se trataba de una embarcación comercial. ¿Qué otros tesoros aguardan a ser descubiertos entre las profundas aguas del bello y vetusto mar Mediterráneo?

 

 

Anuncios