El viaje de la sonda New Horizon

Tras zambullirnos en la historia de Plutón y sus satélites, vamos con el otro protagonista de esta historia, la misión espacial no tripulada conocida como New Horizons.

Esta gran aventura comenzó el 19 de enero de 2006, cuando la sonda New Horizons fue lanzada desde la estación de la fuerza aérea del cabo cañaveral. Su despegue había sido retrasado debido a las malas condiciones climáticas dos días antes. El aparato se encontraba dentro de un cohete Atlas V. Además, se trata de la primera misión de la nasa de un proyecto denominado “Nuevas Fronteras´´. La misión tiene una duración de 15 años, por lo que aún restan más de cinco para que finalice. Durante este tiempo la sonda seguirá enviando información sobre el planeta enano, el cinturón de Kiuper y otras fronteras que vaya alcanzando. Tal es la importancia de esta investigación, que se estima que su presupuesto ronda los 650 millones de dólares. Los creadores del aparato son el Instituto de Desarrollo Southwest y el laboratorio Johns Hopkings.

La sonda New Horizons, forma parte del programa ``Nuevas Fronteras´´ de la NASA

La sonda New Horizons, forma parte del programa “Nuevas Fronteras´´ de la NASA

La sonda más rápida jamás lanzada, llegó a Plutón el pasado 14 de julio. Casi 10 años después de abandonar nuestro planeta. El siguiente paso será estudiar el cinturón de Kuiper y la infinidad de objetos que lo forman. Pero, ¿cómo dio inicio este lejano y largo viaje? La nave de la nasa ha estado viajando con gran rapidez por nuestro Sistema Solar. Nada más y nada menos, que a una velocidad media de 1,6 millones de km cada día.

Tras un año de viaje, en febrero de 2007, pudo llegar a Júpiter, pero este no era el final de su camino. Su objetivo era aprovechar la gran atracción gravitatoria del gigante gaseoso, para tomar impulso y aumentar la velocidad. Gracias a ello se pudieron ahorrar hasta 4 años de travesía. Sin embargo, aún quedaban 8 largos años de viaje. Para hacernos una idea de lo lejos que se encuentra Plutón daremos un dato, nuestra distancia respecto al Sol, es de casi 150 millones de km. Un rayo de Sol que viaja a la velocidad de la luz, tarda aproximadamente 8 minutos y 19 segundos en alcanzar la Tierra. Si 150 millones de km les parece una cifra grandiosa, ¿qué pensarán cuando les diga que Plutón se encuentra a 40 veces esa distancia?

Dieciséis meses más tarde, en junio de 2008, la sonda alcanzó la órbita del segundo planeta de mayor tamaño y masa en nuestro sistema, Saturno. No fue hasta casi tres años más tarde, en marzo de 2011 cuando consiguió superar la órbita del séptimo planeta, Urano. La penúltima etapa era el azulado planeta Neptuno. Y precisamente debido a ese color azul recibe el nombre del dios romano de los mares. Tras nueve años de viaje, por fin Plutón era el siguiente objetivo, pero no el último para nuestra intrépida sonda. Tras alcanzar, analizar y sobrepasar el planeta enano, New Horizons sigue con su viaje hacia los oscuros y desconocidos confines de nuestro sistema solar.

Podemos observar la trayectoria y las diferentes etapas que la sonda ha ido realizando durante su viaje.

Podemos observar la trayectoria y las diferentes etapas que la sonda ha ido realizando durante su viaje.

Objetivos

Pero, ¿cuáles son sus objetivos?, ¿qúe misterios espera resolver la comunidad científica?

Nuestra protagonista está dotada de una gran diversidad de sistemas, cámaras y aparatos. Con ellos logra captar, analizar y fotografiar gran cantidad de datos e imágenes. Estos, a su vez, son y serán enviados a la Tierra para ser analizados y obtener información muy valiosa.

Sus objetivos son diversos: analizar la geología, composición y forma de Plutón y sus diferentes satélites. Además también analiza el clima tanto en la superficie como en la atmósfera del planeta enano. Otro objetivo, y que ya ha conseguido llevar a cabo, es el de fotografiar en alta definición al planeta y a su principal satélite, Caronte. Una vez que ha dejado atrás al planeta, sus estudios se centran en el análisis de diferentes objetos que se encuentren en el lejano cinturón de Kuiper, en los confines de nuestro sistema solar.

La sonda se encuentra actualmente atravesando el Cinturón de Kuiper, una región inmensa en el extraradio del Sistema Solar

La sonda se encuentra actualmente atravesando el Cinturón de Kuiper, una región inmensa en el extraradio del Sistema Solar

Imagínense, a millones de km de distancia, casi en la eterna oscuridad, donde los rayos del Sol prácticamente no alcanzan, desplazándose a gran velocidad, y suspendida en el espacio, sin gravedad, sin sonido, un aparato construido por el hombre continua su larga travesía hacia lugares remotos y desconocidos. ¿Acaso no tiene esto algo de mágico y maravilloso? Personalmente, para mí, sí. Es la magia de la ciencia.

Anuncios